Buscar
  • Rocamora Consulting

MEDIDAS EN MATERIA DE ARRENDAMIENTOS: CRISIS SANITARIA COVID-19

En la entrada de hoy vamos a centrarnos en las medidas adoptadas en materia de alquiler aprobadas en el Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo y en el Real Decreto-ley 15/2020, de 21 de abril.


Arrendamientos de vivienda habitual para particulares

a) Suspensión del procedimiento de desahucio y embargos para hogares vulnerables sin alternativa habitacional.

b) Prórroga extraordinaria de los contratos que finalicen hasta 2 meses después del fin del estado de alarma. Se puede obtener una prórroga por periodo máximo de 6 meses, previa solicitud del arrendatario (inquilino).

c) Retraso en el pago de la deuda arrendaticia para las personas arrendatarias que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica a causa del COVID-19.

Se entiende por vulnerabilidad cuando el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar no supere, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria, el límite de tres veces el IPREM mensual (537,84€), con carácter general.

Cuando el arrendador (propietario) sea una empresa o entidad pública de vivienda o gran tenedor (titular de más de 10 inmuebles urbanos), la persona arrendataria podrá solicitar el aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta, siempre que no se haya acordado con anterioridad de manera voluntaria por ambas partes.

d) Línea de avales por cuenta del Estado que consisten en ayudas transitorias de financiación, debiendo dedicarse al pago de la renta del arrendamiento de vivienda, cubriendo un importe de hasta seis mensualidades, con interés 0 y devolviéndose en un plazo de entre 6 y 10 años.


El plazo para estas solicitudes es de un mes desde el día 2 de abril de 2020.


Arrendamientos para uso distinto del de vivienda con grandes tenedores

Cuando el propietario sea una empresa o entidad pública de vivienda, o un gran tenedor, entendiéndose como tal aquel titular que posea más de 10 inmuebles urbanos, excluyendo garajes y trasteros, o con superficies construidas mayores de 1.500 m2, se le podrá solicitar una moratoria (retraso) en el pago de la renta arrendaticia durante el periodo que dure el estado de alarma y sus prórrogas.

También se podrá extender a mensualidades siguientes, si aquel plazo fuera insuficiente en relación con el impacto provocado por el COVID-19.

En ningún caso, podrán superarse los cuatro meses.

La renta será aplazable, sin penalización ni devengo de intereses, a partir de la siguiente mensualidad, y se abonará fraccionándose las cuotas en un plazo de 2 años.


Arrendamientos para uso distinto del de vivienda no concertados con grandes tenedores

Cuando el arrendador no sea empresa, entidad pública de vivienda o un gran tenedor, se podrá solicitar el aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta, atendiendo a una serie de requisitos.

1.- Autónomos: estar afiliado o en situación de alta, suspensión de la actividad como consecuencia de la entrada en vigor del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo o reducción de la facturación en, al menos, un 75%.

2.- PYMES: no superar los 8 millones de euros/año de importe neto de la cifra de negocios, tener un número medio de trabajadores durante el ejercicio inferior a 50, suspensión de la actividad como consecuencia de la entrada en vigor de RD 463/2020 o reducción de la facturación de un 75%, como mínimo.


En los casos de arrendamientos distintos del de vivienda habitual existe un plazo de solicitud de un mes a contar desde el día 23 de abril de 2020.


Y recuerden, siempre se podrán acoger a estas medidas salvo que se hubieran acordado por ambas partes con carácter voluntario antes de la entrada en vigor de los Reales Decretos-leyes.


8 vistas0 comentarios